Conocí a Juanjo y a Mª Isabel en noviembre de 2014, y pocos días después de sentarnos a hablar sobre el tipo de fotografías que querían para su boda, me contrataron para que hiciera el reportaje de ese día tan especial. La verdad que para mí fue todo un regalo, hacía tiempo que quería entrar en el mundo de las bodas, pero aún no había tenido la oportunidad de hacerlo en serio más allá de algunas sesiones de preboda y algunas fotografías de apoyo. Así que a ellos y a estas imágenes les tengo un cariño especial. Además, Mª Isabel y Juanjo fueron en todo momento muy amables y atentos conmigo y con mi amiga, y fotógrafa, Carolina Lobo, que me ayudó a realizar este reportaje (algunas de las imágenes de esta entrada son obra de ella), cosa que se agradece especialmente cuando pasas tantas horas seguidas trabajando.

El día comenzó en casa de la novia, continúo en la Iglesia de la Esperanza y terminó con la preciosa celebración que habían preparado en la Hacienda Nadales, en Málaga, un lugar maravilloso, con un antiguo invernadero de cristal que es una verdadera pasada, con unos jardines de ensueño (con lago incluido) y con un edificio y unas escaleras preciosas. Como podéis ver en las imágenes, quise retratar todos los momentos emotivos de ese día y captar cuantos detalles y gestos se pudiesen.

Creo que la fotografía de bodas debe contener todas las emociones y vivencias que se experimentan ese día. Afortunadamente, atrás han quedado esos reportajes de posados y de fotografías convencionales; ahora, cada vez más, se hacen fotografías que recogen la verdadera esencia de esa fecha señalada. Por mi parte, creo que es importante no solo capturar una buenas imágenes de los novios, sino de todas las personas que los acompañan ese día y que son importantes para ellos. Y para eso, desde mi punto de vista, es esencial observar, observar y observar, y también tratar de pasar desapercibida, fundirte con la cámara y recoger todo lo que está pasando sin intervenir apenas, dejando hacer y captando lo que sucede. Aún tengo mucho que aprender, pero la verdad es que quedé muy satisfecha con estas imágenes que de alguna manera siempre serán especiales para mí y, por supuesto, para Juanjo y Mª Isabel :-). No me enrollo más y os dejo con las fotografías.

 

boda